Información de interés

Venda su casa antes del 31 de diciembre de 2014


El Gobierno elimina las correcciones monetarias y los coeficientes de abatimiento que se aplican en el IRPF a las plusvalías generadas por la venta de viviendas. La medida encarecerá la factura fiscal a partir de 2015 para los contribuyentes que vendan pisos, especialmente si fueron adquiridos antes de 1994.

La reforma fiscal que ha presentado el Gobierno rebaja los tipos impositivos que se aplican sobre las ganancias patrimoniales en el IRPF. Sin embargo, también suprime a partir de 2015 las correcciones por inflación y los coeficientes de abatimiento. Hasta ahora, la plusvalía generada por la venta de una casa se corregía por el efecto de la inflación y, si se había adquirido antes del 31 de diciembre de 1994, también se aplicaba una reducción adicional. La supresión de estos dos elementos provoca que, a pesar de la rebaja de tipos, la factura fiscal por la venta de una vivienda pueda aumentar notablemente a partir de 2015.

Por ejemplo:

Un contribuyente adquirió un piso en 1975 por 10 millones de pesetas (60.000 euros) y ahora decide venderlo y le ofrecen 240.000 euros. Con la ley vigente, el vendedor pagará 8.930 euros en el IRPF por la ganancia patrimonial. Sin embargo, a partir del 1 de enero de 2015, el coste fiscal para el ejemplo supuesto se eleva a 42.080 euros. Es decir, la diferencia entre vender un piso el 31 de diciembre de este año o hacerlo 24 horas más tarde asciende a 33.149 euros, un 371% más.

Hasta el 2014, la plusvalía que obtiene un contribuyente, en el caso de la venta de un inmueble, se corrige por los coeficientes de depreciación monetaria que se incluyen cada año en los Presupuestos Generales del Estado. Además, aquellos que compraron antes del 31 de diciembre de 1994 tienen derecho a una reducción por la plusvalía generada entre la fecha de compra y el 19 de enero de 2006. La ganancia imputada durante este período se reduce por los coeficientes de abatimiento y puede llegar a quedar exenta para casas compradas antes del 31 de diciembre de 1986.

Es cierto, que se mantiene la exención para las plusvalías derivadas de la venta de la vivienda habitual en el caso de contribuyentes mayores de 65 años. Tampoco se elimina la exención por reinversión de la vivienda habitual.

Por otra parte, el Gobierno también prevé rebajar los tipos impositivos que se aplican sobre las ganancias patrimoniales. Sin embargo, ello no compensa el hachazo fiscal que sufrirán muchos contribuyentes. Actualmente, las plusvalías tributan al 21% para los primeros 6.000 euros de beneficio. Entre 6.000 y 24.000 euros pagan el 25% y a partir de ese nivel se aplica un 27%. En 2015, los primeros 6.000 euros tributarán al 20%, entre 6.000 y 50.000 euros aplicarán un 22% y por encima de ese umbral pagarán un 24%.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *